Mi nueva yo

Algunas personas me han hablado para preguntar por mi salud, o solo para hacer contacto y saber qué pasa conmigo. 

Les cuento que estoy bien. Simplemente pasé por una racha, esa que nos llega a todos de repente y nos enseña que hay que parar, bendecir tu vida, pasarla bien y seguir adelante. 

A veces las cosas no están funcionando como  esperas y todos alrededor parecen darse cuenta menos tú, y cuando lo haces, o paras en seco o sigues de largo y te estrellas. 

Yo me estrellé, me he estrellado varias veces de hecho. Pero ¿saben qué? Eso me sirve para reestructurar mi vida.

Darte cuenta de que la estás cagando no es nada fácil, es un gran reto aceptarlo, pedir disculpas y ser consciente de los cambios que necesitas hacer para estar y sentirte bien y para que las cosas en tu vida fluyan. 

No hay receta mágica para salir del hoyo, simplemente hay que tener ganas una vez te des cuenta de que estás en uno. 

¿Cómo me doy cuenta?  Estando atenta, pues la vida siempre te está murmurando… 

Como es afuera es adentro, así que si alrededor de ti hay caos, mira hacia tu interior y trata de acomodar las cosas. 

El cambio inicia en el corazón del individuo y yo le agregaría que en la mente también. 

Ahora he decidido entrar en una buena racha,  llevando a cabo actividades que me enriquezcan el alma, que me involucren con gente nueva, que me enseñen a mirar el mundo desde otra perspectiva. Por eso, entre muchas cosas decidí entrar a la Universidad. 

Hace muchos años que vengo sintiendo la necesidad de actualizarme y de incorporar nuevas prácticas a mi trabajo tan privilegiado. Algo que siguiera aportando valor a las mujeres que me rodean. Por ello decidí estudiar “Educación Perinatal y Atención Integral al Parto – Doula”. Desde hace algún tiempo me he descubierto como un instrumento para empoderar a las mujeres en su viaje por la maternidad. Y solo lo podía hacer con el equipo de profesionales que están a cargo. El médico Ginecólogo Christian Mera y la Licenciada en Enfermería y Obstetricia y además Doula Beatriz Fernández. 

Decidí tomar esta oportunidad no solo para seguir contribuyendo a la salud mental de las madres, si no también para contribuir a la mía principalmente. 

Estoy aprendiendo cosas que jamás imaginé, y estoy hurgando en los rincones más profundos de mi ser para sanar todos aquellos aspectos que desde mi concepción y nacimiento me han marcado… He vuelto a ser niña para cuestionarme ¿qué quiero hacer? ¿Pará qué? Y al encontrar mi misión decido tomarla y ejecutarla.. 

Estoy consciente que con estas enseñanzas  vendrán nuevos retos así como nuevas oportunidades. 

Siéntanse con la plena confianza mujeres, de acercarse a mi para encontrar apoyo, contención, información y herramientas para cambiar de a poquito este mundo,  a partir de la forma de nacer…